Elige Armas

Econometría
Historia Peseta
Madrid Antiguo
Escritura Jeroglífica
Palabras Olvidadas
Estados Pontificios
La Inquisición
Masonería

Egipto, Cuaderno I - Portal Fuenterrebollo

Egipto, Cuaderno III - Portal Fuenterrebollo

Escritura Jeroglifíca Egipto - Portal Fuenterrebollo

 

 


La Gran Sinagoga Judía de Budapest, conocida como la Sinagoga de la Calle Dohány, con fachada de ladrillo rojo y amarillo glaseado y dos enormes torres de estilo morisco, construida en 1859 según el proyecto del arquitecto vienés Ludwig Förster. Es la mayor Sinagoga en Eurasia y la segunda más grande del mundo, después de la Congregación Emanu-El de Nueva York.


Gran Sinagoga Judía de Budapest, conocida también como la Catedral Judía al tener elementos propios de las Iglesias cristianas, especialmente el rosetón central con una inscripción del segundo libro de Moisés.


La Sinagoga Judía original fue bombardeada por el 3 de febrero de 1939 por el Partido de la Cruz Flechada (pro-nazi). Fue utilizada como base de radio alemana y como establo durante la Segunda Guerra Mundial. El edificio sufrió daños severos de los ataques aéreos durante la ocupación alemana, en especial durante el Sitio de Budapest.
Durante la ocupación comunista, con una estructura seriamente dañada, se utilizó como Casa de Oración para la disminuida comunidad judía.
En la década de 1990 se renovó gracias mayormente a las donaciones privadas, destacando la cantidad de 5 millones de dólares que aportó Estée Lauder, neoyorquina e hija de inmigrantes judíos húngaros. La restauración finalizó en 1998.


Interior de la Sinagoga Judía. Mide 53 metros de largo y 26 metros de ancho, tiene asientos para 2.964 personas: 1.492 hombres y 1.472 mujeres.
El interior de la Sinagoga Judía esta estructurado en tres espaciosas y decoradas naves y dos balcones. El arca contiene varios rollos de torás salvados de sinagogas destruidas durante el Holocausto.


Interior de la Sinagoga Judía de Budapest: Los asientos del piso principal están destinado a los hombres, mientras que la galería superior contiene los asientos para las mujeres.


El Cementerio judío se encuentra en el jardín trasero del Templo de los Héroes, entre el Museo Judío y la Gran Sinagoga.
Según las tradiciones judías, los cementerios no podían estar en las Sinagogas. Como la Sinagoga era parte del gueto judío, el complejo tuvo que dar refugio a parte de la comunidad judía que no tenían hogar en el interior del gueto.
Durante el invierno de 1944-1945, la hambruna y el frío extremo asoló el gueto y más de 2000 personas tuvieron que ser enterradas en las instalaciones de la Sinagoga.


En el lado norte de la Sinagoga Judía, el Monumento Conmemorativo del Holocausto, diseñado por Imre Varga en 1991, se erige sobre las fosas comunes de quienes murieron a manos de los nazis. En las hojas metálicas del Árbol de la Vida, que se asemeja a un sauce llorón, figuran los apellidos de miles de víctimas.
En el otro lado del jardín conmemorativo, se encuentra la Exposición del Barrio Judío, con muestras interactivas, vídeos y objetos que documentan la vida en esta zona a lo largo de los años.

Monumento de Justo entre las Naciones, al lado del Árbol de la Vida, un Memorial dedicado al diplomático sueco Raoul Gustav Wallenberg y otros Justos entre las Naciones, entre ellos: el vice-cónsul suizo Carl Lutz; Giorgio Perlasca, un italiano que se hizo pasar por cónsul español; y el diplomático español Ángel Sanz Briz, conocido como el 'Ángel de Budapest'.

El Ángel de Budapest actuando por cuenta propia, con independencia del Gobierno de Franco, salvó la vida de unos cinco mil judíos húngaros durante el Holocausto, proporcionando pasaportes españoles, en un principio a judíos que alegaban origen sefardí en virtud de un antiguo Real Decreto de 1924 del Directorio Militar de Primo de Rivera, y posteriormente a cualquier judío perseguido.

Por estos hechos, Ángel Sanz Briz fue reconocido por Israel como Justo entre las Naciones.

 

La antigua embajada de Suecia, en la colina de Gellért, luce una placa que da fe del heroísmo de Raoul Wallenberg (1912-1947), un diplomático y empresario sueco; él y sus colegas Carl-Ivan Danielsson (1880-1963) y Per Anger (1913-2002) rescataron a 35.000 judíos húngaros durante la Segunda Guerra Mundial.

Wallenberg comenzó a trabajar en 1936 para una empresa de comercio cuyo propietario era un judío húngaro. En julio de 1944 el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia, a petición de judíos y organizaciones de refugiados estadounidenses, envió a Raoul de 32 años de edad en una misión de rescate a Budapest como agregado de la Embajada.

Para entonces, casi medio millón de judíos húngaros habían sido enviados a campos de exterminio nazis de Alemania y Polonia.

Raoul Wallenberg empezó a emitir salvoconductos suecos inmediatamente, conocidos como Pasaportes Wallenberg.
En paralelo, organizó una serie de causas seguras con la bandera de Suecia y de otros países neutrales donde los judíos podían encontrar asilo.

En el 2003, Wallenberg pasó a ó a ciudadano honorario de Budapest. La ciudad de Budapest en su honor, en un acto del 2010, bautizó con su nombre un tramo del Pest alsó rakpart junto al Danubio.

 

 


En la primavera de 1944, el teniente coronel de las SS Adolf Eichmann fue enviado a Hungría para solucionar el problema de los judíos húngaros. Miles de judíos del resto del país fueron enviados a Budapest, que se convertiría en una especie de estación de confinamiento y distribución.
La Gestapo escogió como centro de operaciones la Gran Sinagoga Judía para ejecutar la solución final. El despacho de Adolf Eichmann se encontraba en los balcones superiores, las torres de la entrada fueron coronadas con antenas de radio y la nave central se empleó como establo para los caballos de los nazis.
La decisión de establecer una base nazi en el templo judío protegió su destrucción.


Acera de la calle Dohány, dando paso a la Gran Sinagoga Judía de Budapest.