Elige Armas

Numismática
La Inquisición
Sexenio Revolucionario
Comuneros Castilla
Los Borgias
Embalsamar - Egipto
Nobeles Economía
Masonería

SALA DE REYES

Sala 1 

Sala 2 

Sala 3 

Escudos 

Doña Urraca (1081 - 1126). Reina de León y Castilla

Alfonso VI 

Alfonso VII 

Doña Urraca. Reina de León y Castilla

Hija de Alfonso VI y de doña Constanza de Borgoña.
Nació en 1081 y murió a principios de marzo de 1126, siendo enterrado su cuerpo en San Isidoro de León.

Se casó con don Raimundo de Borgoña, recibiendo como dote el Condado de Galicia en 1102. De esta unión, en 1104 nació don Alfonso Raimúndez, que después reinaría en Castilla y León con el título de Alfonso VII 'El Emperador'.

Muerto don Raimundo de Borgoña en 1107, le fue concedido el gobierno de Galicia. El mismo año murió también su hermano Sancho.

En 1109 se casó en segundas nupcias con su primo Alfonso I 'El Batallador', rey de Aragón. El matrimonio no fue bien visto por la nobleza castellana ni por el clero.

El problema se agravó tras la muerte de Alfonso VI, aplazándose la cuestión sucesoria por la amenaza almorávide y por el pacto matrimonial de gobernar conjuntamente, siendo todos los reinos heredados por el hijo común que tuvieran.

El pacto matrimonial dejaba a Alfonso Raimúndez, fuera de la sucesión a la corona de Castilla y León.

La decisión no fue aceptada por parte de la nobleza castellana. En Galicia se levantó una gran tormenta que enfrentaba a dos partidos: por un lado, los partidarios de proclamar a Alfonso Raimúndez como Rey de Galicia, encabezados por Pedro Froilaz 'Conde de Traba', y por otra parte, gran número de magnates gallegos partidarios de doña Urraca.

El Conde de Traba y nobles afines, apoyándose en disposiciones otorgadas por Alfonso VI, proclamaron Rey a Alfonso Raimúndez en la catedral de Santiago de Compostela.

Alfonso I 'El Batallador' envió rápidamente una expedición para restablecer el orden en Galicia. Los partidarios del Conde de Traba fueron sometidos en 1110.

Las relaciones matrimoniales de doña Urraca y Alfonso I fueron tormentosas, con constantes discrepancias, hasta el punto de enfrentarse los ejércitos de ambos.
El 12 de abril de 1111, el ejército de doña Urraca era derrotado en la
batalla de Candespina (próximo a Sepúlveda, Segovia).

Posteriormente, los dos cónyuges fueron excomulgados por el arzobispo de Toledo, Bernardo de Cluny (1086-1124), en Sahagún de Campos (León).

En 1114 el propio Alfonso I repudió a la reina doña Urraca.

En 1115 el Papa Pacual II (1099-1118) anuló el matrimonio so pretexto de parentesco, y doña Urraca se convirtió de nuevo en reina de Castilla.

A partir de entonces, la reina de León y Castilla tuvo que afrontar el período más inestable de su reinado. Mientras que gran parte de Castilla era partidaria de su marido, en Galicia dominaban los partidarios de su hijo Alfonso Raimúndez.

Alfonso I 'El Batallador'. Rey de Aragón

Doña Urraca se vio obligada a una política de pactos sucesivos, bien con los partidarios de su hijo Alfonso Raimúndez, bien con el obispo Gelmírez, o bien con el clero en general.

Con el obispo Diego Gelmírez firmó el Pacto de Sahagún (1116), que fue objeto de una sublevación comunal en Santiago de Compostela, donde la reina fue objeto de persecución y ultraje.

Sofocada la sublevación de Compostela (1117), firmó con su hijo Alfonso Raimúndez el Pacto del Tambre, valedero durante tres años, donde se fijaban los dominios que cada uno regía.

En 1120, doña Urraca reivindicó sus derechos sobre el territorio gallego, ofreciendo al obispo Gelmírez el gobierno y señorío de Galicia. La decisión chocaba con los intereses de su hijo Alfonso Raimúndez que era rey de Galicia, además de heredero natural.

En 1121, con la colaboración del obispo Gelmírez, la reina doña Urraca se enfrentó con éxito al ejército portugués de su hermanastra Teresa y el marido de ésta, Enrique de Borgoña, que había invadido la región de Orense y Tuy.

Por otra parte, la ambición de doña Urraca, celosa del poderío del obispo Gelmírez, hizo que en 1122 ocupase varías de sus fortalezas y apresara al obispo. La presión del pueblo gallego obligó para que en 1123 el obispo fuera liberado.

Doña Urraca falleció el 8 de marzo de 1126 en la localidad de Saldaña (Palencia). La sucesión recayó en su hijo Alfonso.

& Diego Gelmírez fue nombrado obispo de Santiago de Compostela en 1100. La política de entendimiento con Alfonso VI y con Roma le permitió engrandecer diócesis de Santiago de Compostela, elevada al rango arzobispal en 1120.

El obispo Gelmírez fue una especie de Gobernador de Galicia con amplios poderes, armó barcos para defenderse de incursiones musulmanas y normadas, acuñó moneda, reprimió varios intentos de rebelión de los nobles, y desempeñó un importante papel de transición entre los reinados de Alfonso VI y Alfonso VII.

Muerta doña Urraca, Gelmírez colaboró con Alfonso VII en el sometimiento de la nobleza gallega y las luchas contra Portugal.

A pesar de ello, la ambición de Alfonso VII por apoderarse de las riquezas de la diócesis hizo que permitiera una conspiración contra el obispo, en donde Gelmírez resultó herido (1135).

Desde entonces, Gelmírez viejo y aislado, vio declinar su poder hasta la muerte en 1140.

 

Reyes Piedra 

Arco Santa María 

Blasones