HISTORIA CECA DE SEGOVIA

La Ceca (Casa de la Moneda) de Segovia se remonta a la época romana, acuñándose abundantes ejemplares de bronce.

En la época de la Reconquista toma un gran impulso con Alfonso VII (1126-1157), 'El Emperador', rey de Castilla y León   cuando hace donación de parte de la moneda que se fabricase en la Ceca de Segovia para la construcción de la antigua catedral.
Durante este período se acuña Dinero de vellón.

En los sucesivos reinados se siguen acuñando monedas de vellón (aleación de plata y cobre en distintas proporciones): Dinero, Pepion, Cornado, Banca del Agnus Dei, Blanca, Blanca de dos Cornados. 

Enrique IV (1454-1474), 'El Impotente', rey de Castilla y León, en 1455 construye una Nueva Ceca en Segovia, acuñándose las monedas a 'martillo' hasta 1681.
En Segovia el 12 de mayo de 1473 se marcan los nuevos valores para las monedas y la Ceca de Segovia comienza a tener una gran importancia.
Las monedas llevan la Marca de la Ceca (Acueducto), y se acuñan monedas de oro: Dobla de 50 Enriques, Dobla de 5 Enriques, Doble Enrique, Enrique de la Silla y Enrique.

Monedas de plata: Real, 1/2 Real y 1/4 Real.
Monedas de vellón: Blanca de la Banda, Blanca de 2 Maravedís,
1/2 Cuartillo y 1/4 de Blanca.

REAL INGENIO DE SEGOVIA

Felipe II (1556-1598) gracias a unas negociaciones militares que mantuvo en 1580 con su primo el  Archiduque Fernando de Tirol, recibe como regalo la nueva tecnología alemana (fabricada en la Casa de Moneda de Hall) para la acuñación de monedas.
La nueva tecnología había transformado el procedimiento de acuñación a martillo por un proceso mecanizado empleando Ingenios de laminación que eran impulsados por grandes ruedas hidráulicas.
La fuerza que los Ingenios ejercían sobre la tira de metal mientras pasaba entre dos cuños cilíndricos, permitía una acuñación más grande, nítida y circular que la conseguida a golpe de martillo.

Felipe II decide levantar un nuevo edificio en Segovia (en un antiguo molino de papel sobre el río Eresma) para el emplazamiento de los Ingenios enviados. La construcción del Real Ingenio de Segovia comienza el 7 de noviembre de 1583 bajo la supervisión de Juan de Herrera.
Las máquinas llegan a Segovia el 1 de junio de 1585. En marzo de 1586 comienza la producción regular.

Las monedas acuñadas a golpe de martillo, con bordes irregulares, hacía posible que se rebajaran trozos de oro y plata en los bordes.
La moneda circular acuñada en el
Real Ingenio de Segovia, por la tecnología empleada imposibilitaba rebajar trozos de metal en los bordes, recibiendo su valor facial sin necesidad de pesarla.

Desde 1609 hasta 1682, el Real Ingenio de Segovia acunó exclusivamente enormes monedas (con la excepción de los 50 Reales de la Ceca de Pamplona, 1652): 50 Reales o Cincuentin (plata), 100 Escudos o Centen (oro), que eran objeto de regalos que los reyes hacían a la nobleza que visitaba la Ceca, y por la que adquirió prestigio en todo el mundo.

Durante casi un siglo funcionan independientemente la Casa Vieja (administrada por el Consejo de Hacienda) y el Real Ingenio de Segovia (administrada por la Junta de Obras y Bosques) que por haber sido construido con el dinero del rey era propiedad de la Casa Real.

El Real Ingenio de Segovia mantiene la tecnología más avanzada en la acuñación de monedas hasta que en 1700 se instalan en las Cecas de Madrid y Sevilla la 'acuñación a volante'.

La Casa Vieja de la Moneda de Segovia se cierra en 1730, mientras que el Real Ingenio de Segovia se clausuro en 1868 debido a la centralización de la Ceca de Madrid que había incorporado una maquinaría movida por vapor.

El edificio del Real Ingenio de Segovia (situado al pie del Alcázar de Segovia) fue vendido a un particular en 1874 para ser utilizado como molino de harina.
En la actualidad, el edificio del
Real Ingenio de Segovia (como la muestra arquitectónica industrial más antigua que se conserva en España) ha sido declarado 'Bien de Interés Cultural'.
(Comunidad Autónoma de Castilla y León - DECRETO 137/2000 de 8 de VI por el que se declara la Casa de la Moneda o Real Ingenio, en Segovia, bien de interés cultural con categoría de monumento. Páginas: [38711] [38712] [38713] )

Por otra parte, El Excmo. Ayuntamiento de Segovia en 1989 inició el proceso de expropiación del edificio que forma parte del conjunto monumental de Segovia declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

Inicio